Intranet Contacto Mapa del Sitio Correo

Preloaded Image Preloaded Image Preloaded Image Preloaded Image Preloaded Image Preloaded Image Preloaded Image Preloaded Image Preloaded Image

Tribunal - Historia
HISTORIA DEL PODER JUDICIAL


La Constitución del 16 de noviembre de 1831 estipuló que "La potestad de aplicar las leyes en las causas civiles criminales pertenece exclusivamente a los tribunales" (los cuales eran de 11 y 21 instancia), y atribuyó al Poder Judicial el nombre de Suprema Corte de Justicia del Estado, cada una de cuyas salas tenía un magistrado y dos conjueces, electos por el Congreso. Las salas juntas, antecedente del Pleno, tenían funciones específicas.

Avanzado el siglo XIX se pusieron en funcionamiento elementos jurídicos para fortalecer el ejercicio de la justicia: la creación de jueces de Paz en 1839; la expedición de la Constitución del 17 de agosto de 1850; la Ley Orgánica del Tribunal, del 24 de diciembre de ese mismo aÑo, y el Reglamento del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Tabasco (ya con este nuevo nombre), decretado e1 6 de diciembre de 1851 por el vicegobernador Manuel Ponz y Aidil. En estas disposiciones estableció que "El Poder Judicial reside en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ), en los individuos que juzgan a funcionarios y en los jueces inferiores" encargados de juzgar a los demás. El TSJ quedó integrado por tres magistrados, el presidente, el pleno, el fiscal, tres salas y un secretario. Una de las principales actividades era la visita a las cárceles, los sábados y a fines de aÑo antes de la navidad, efectuadas mediante un ceremonial fastuoso en torno a la comitiva de funcionarios encabezada por el magistrado. Se estatuyeron el Juzgado de Primera Instancia de lo criminal con sede en la capital y los juzgados civiles en las cabeceras departamentales; y en general se reforzó el funcionamiento de los juicios conciliatorios y verbales, a cargo de los alcaldes y jueces de paz. En ese tiempo los delitos más comunes entre las mujeres eran complicidad en hurtos y homicidios, exposición de partos e injurias a la autoridad; y entre los hombres: homicidios, hurtos, abigeato, sodomía, fuga de prisión, injurias graves, incendios, infanticidios, poligamia, motín, desobediencias a la justicia, portación de armas prohibidas, riÑas, escándalos, escalamiento, falsificaciones, ebriedad, abusos de autoridad y difamaciones.

El promedio mensual de sentenciados por diversos delitos era de 20. La Ley Orgánica mencionada hizo hincapié en los recursos de apelación, súplica, nulidad, indulto, quejas y responsabilidad, con objeto de hacer brillar el servicio de la justicia, los derechos ciudadanos y las garantías constitucionales. Tanto la Constitución expedida el 15 de septiembre de 1857 como "La Ley relativa a la Organización de los Tribunales y Juzgados del Estado de Tabasco" del 3 de diciembre siguiente, sintetizaron jurídicamente los logros emanados del movimiento de Ayutla: la Ley sobre Administración de Justicia y Orgánica de los Tribunales de la Nación, del Distrito Federal y Territorios, del 23 de noviembre de 1855, que suprimió los tribunales especiales que conocían con jurisdicción privativa de los asuntos del clero y del ejército, y abolió los fueros de que disfrutaban en tal sentido los miembros de esas instituciones; la ley que declaraba libres de la coacción del Estado para exigir su cumplimiento, a los que hubieran hecho votos monásticos; la Ley de Desamortización de Fincas Rústicas y Urbanas, del 26 de junio de 1856, que afectó los bienes de las corporaciones eclesiásticas y civiles; y los preceptos de la Constitución Política de la República Mexicana del 5 de febrero de 1857, basados en la separación de la Iglesia y el Estado.

En la Constitución tabasqueÑa se estipuló el juramento de los magistrados en esta forma: "Juro desempeÑar, leal y patrióticamente el cargo de magistrado que me ha conferido el pueblo conforme a la Constitución, y mirando en todo por el bien y prosperidad de la nación"; y se dispuso que "el Poder Judicial se deposita en el Tribunal Superior de Justicia y en los Tribunales inferiores, integrado por dos magistrados, un fiscal y nueve numerarios para suplir a sus propietarios en sus ausencias, con una duración de 4 aÑos; los jueces de primera instancia, 2 aÑos, y el de juez de paz uno". En cuanto a los negocios mercantiles, los jueces de primera instancia se sujetaban para su decisión y calificación a las ordenanzas de Bilbao, siempre y cuando no se opusieran a la Ley fiscal. Para una administración de justicia pronta y expedita, el territorio estatal se dividió en seis partidos judiciales: San Juan Bautista, La Sierra, La Chontalpa, Jonuta, Macuspana y Huimanguillo, con un juez encargado de lo civil y de lo criminal, un escribano y un escribiente como ministro ejecutor en cada una de las cabeceras de partido. Hasta esos aÑos continuaba el criterio de que no podían ser magistrados el gobernador, el vicegobernador, los diputados locales y federales, los senadores, los eclesiásticos y los empleados con nombramiento federal.

El 4 de febrero de 1870, el Congreso local decretó la "Ley Orgánica para el arreglo de la administración de justicia en los Tribunales del Estado", por la cual se establecieron los siguientes partidos judiciales: 1. El Centro, integrado por Nacajuca y San Juan Bautista; 2. La Chontalpa, por Jalpa, Comalcalco y Cunduacán; 3. Macuspana; 4. Huimanguillo; 5. La Sierra, porTeapa, Tacotalpa y Jalapa; y 6. Usumacinta, por Jonuta y Balancán. Los jueces de Paz (propietario y suplente) estaban distribuidos de esta manera: tres en la capital; dos en las cabeceras de partido: Frontera, Nacajuca, Jalpa, Comalcalco, Paraíso, Cunduacán, Cárdenas, Huimanguillo, Teapa, Jalapa, Tacotalpa, Macuspana. Jonuta y Balancán; y uno en los poblados de Tamulté de las Barrancas, San Francisco Estancia Vieja, Mazateupa, Guatacalca, Tecoluta, Guaytalpa, Olcuatitán, Oxiacaque, Pueblo Nuevo de Ocuitzapotlán, Tamulté de las Sabanas,Jalupa,Soyataco,Mecoacán,Ayapa, Iquinuapa, Chichicapa, Tecoluta de las MontaÑas, Cupilco, Cúlico, San Felipe Río Nuevo, Santa Ana, Cupilquillo, Ocuapan, Tecominoacán, Mecatepec, Zanapa, Concepción, Tapijulapa, Oxolotán, Puxcatán, Jahuacapa. Astapa, Cacaos, Pueblo Nuevo de las Raíces, Tepetitán, San Fernando, San Carlos\ Montecristo, San Pedro, Santa Ana, EstapilIa, Usumacinta y Tenosique. Y los jueces de primera instancia residían en la capital y en Cunduacán, Macuspana, Huimanguillo, Teapa y Jonuta, y su jurisdicción se extendía a las causas civiles y criminales, de hacienda y mercantiles. Aún se seguía observando el decreto de las Cortes EspaÑolas del 24 de marzo de 1813 sobre la responsabilidad de delitos y faltas de servidores públicos en el Estado.





Eres el Visitante No. 0
Calle independencia esq. Nicolas Bravo s/n. Villahermosa, Tabasco, Mexico